con quien trabaja un ssp

¿Con quién trabaja un SSP?

Siempre comentamos en nuestros artículos la importancia de trabajar con partners reconocidos en el sector y que sean de tu total confianza para garantizar el éxito de tus campañas.

La publicidad programática es como una cadena de montaje en la que se necesita un engranaje perfecto de todos los actores para obtener resultados de éxito.

Así que hoy vamos a explicarte con quién trabaja un SSP. Empezaremos con el primer actor de esta cadena: los DSPs.

 

DSPs: La demanda

Son las plataformas tecnológicas que defienden los intereses de los anunciantes, y buscan conseguir los mejores precios para sus campañas.

Los DSPs se conectan a los Ad Exchanges, las plataformas que ponen en contacto la demanda con la oferta de inventario.

En nuestro caso, nos podemos conectar con los DSPs tanto a través de Ad Exchanges como directamente a través de nuestro SSP. En este caso, cerramos acuerdos con los anunciantes (o con sus agencias de medios) para que puedan acceder a nuestra red de publishers premium a través de dos tipos de programática directa: preferred deal y subasta privada.

Cada DSP está centrado en un área de mercado, por eso y tras nuestra operación con AcuityAds, recomendamos la utilización de su DSP en todo el mercado anglosajón.

 

Ad Exchange: El centro de las operaciones

Aquí es donde se une la demanda (marcas y anunciantes compradores de espacios) con la oferta (publishers y SSPs). El Ad Exchange es la plataforma que estipula el precio de la impresión.

Al conectarse al Ad Exchange, los SSPs (nosotros) mostramos el inventario que está a la venta y el precio según formatos.

Por su parte, los anunciantes conectados desde los DSPs escogen qué impresiones quieren, el usuario al que se dirigen, los formatos de los distintos espacios, horas y sobre todo, cuál es el precio máximo que están dispuestos a pagar.

 

DMPs: Los grandes almacenes de datos

Ya explicamos en este artículo qué es un DMP y cómo trabajan los datos. A modo de resumen, son las plataformas tecnológicas en las que se recopilan, se almacenan y se gestionan grandísimas cantidades de datos sobre la audiencia.

Es una pieza fundamental del engranaje y corresponde al buyer (anunciante) la elección de un DMP u otro. Desde ADman Media siempre recomendamos que se elija un buen DMP, de confianza y que garantice buenos resultados.

Actualmente estamos desarrollando un DMP propio con First-Party Data del que ya te te hablaremos más adelante 😉

 

Cómo se garantiza Third-Party Verification y Brand Safe

Cada uno de estos conceptos se garantiza de forma diferente.

Al trabajar con programática directa todas nuestras campañas se distribuyen en nuestra red de publishers premium, lo que contribuye a obtener unos muy buenos resultados de Brand Safety. De todos modos, es el buyer quien decide qué Brand Safety quiere aplicar por lo que para nosotros es vital conocer sus objetivos con el fin de proporcionarle el tráfico de calidad más cercano a su target.

Por otro lado, corroboramos la información de la persona que verá el anuncio con otro partner independiente a través de Third-Party Verification.

 

En resumen, estamos conectados a los principales y más grandes DSP de vídeo a nivel mundial, así como a Ad Exchanges y DMP referentes en el mercado para asegurar:

  • [A los publishers] El acceso al máximo volumen de campañas existentes del mercado mundial programático.
  • [A los anunciantes] La distribución de sus campañas en entornos editoriales de primera calidad, con impresiones 100% viewable, brand safe y libres de fraude.

Actualmente hay muchos actores en el mercado programático (y nuevos que van surgiendo), por lo que es vital escoger a referentes del sector para conseguir los mejores resultados.

Si quieres saber más sobre cómo podemos distribuir tus campañas en nuestros entornos premium, o quieres maximizar los ingresos de tu website, escríbenos desde aquí.

Teléfonos antiguos, rumores programática

5 falsos rumores (y su origen) sobre la publicidad programática

Existen algunas ideas sobre la publicidad programática que se han extendido durante los últimos años y que no se ajustan con precisión a la realidad.

Aunque el origen de estos rumores tiene que ver en la mayoría de los casos con los principios de la publicidad programática, el desconocimiento sobre este sector ha provocado que algunos de ellos se afiancen con fuerza en la mentalidad de algunos profesionales.

En el artículo de hoy derribaremos estos mitos, veremos el porqué de su origen y descubriremos cuánto hay de cierto en cada una de las siguientes afirmaciones.

1) Toda la publicidad programática es RTB

Dónde está el error: El método más conocido de publicidad programática es el Real Time Bidding, por lo que muchos profesionales la asocian sistemáticamente.

Como hemos explicado con anterioridad en este blog, todo el RTB es publicidad programática pero no toda la programática es RTB. Existen otros tres tipos de programática, conocidos como programática directa, que son:

  • Programmatic garantizado.
  • Subastas privadas.
  • Prefrerred deals.

[Si tienes dudas sobre en qué consiste cada uno, este artículo te será de ayuda ;)].

De dónde nace este rumor: Si miramos la historia de la publicidad programática, vemos que uno de los problemas era que muchos publishers se quedaban con inventario no vendido, aquel que no entraba dentro de los grandes acuerdos con marcas y anunciantes.

Esos inventarios no vendidos empezaron a ofertarse en RTB, mientras que el inventario potente seguía destinándose a los acuerdos tradicionales.

Hoy en día, los grandes medios ofertan sus mejores espacios en programática directa. De hecho, según las últimas previsiones de eMarketer, la programática directa y los acuerdos a través de marketplaces privados supondrán el 79,6% de todas las transacciones programáticas en 2019, lo que desplazará al RTB a un segundísimo plano.

2) La publicidad programática es comprar y vender más barato

Dónde está el error: Frente a las grandes inversiones requeridas en otros medios tradicionales, es cierto que en los inicios de la programática el presupuesto era menor ya que el sector no estaba tan desarrollado como ahora.

Hoy en día influyen muchos factores en el presupuesto final: el tipo de campaña -display o vídeo-, los objetivos de la misma, los publishers en los que se desee anunciarse, el tipo de programática escogida…

La publicidad programática no es más barata que otros medios tradicionales, de hecho existen campañas internacionales a las que se destinan grandes presupuestos. Como decíamos, todo dependerá del tipo de campaña y sus objetivos.

De dónde nace: El origen es el mismo que el del primer rumor. Los inicios de la programática, en los que se ofertaba el inventario no vendido, sí eran más baratos (por la poca demanda de esos espacios). De ahí esta falsa creencia popular.

3) Los inventarios que se ofrecen en programática son de mala calidad

Dónde está el error: Con el desarrollo de la programática, la oferta de inventarios se ha ampliado hasta contemplar todo tipo de espacios.  

Los hay premium -como los que ofrecemos desde ADman Media a través de programática directa- y otros de menor calidad.

No obstante, los publishers saben que pueden obtener mayores ingresos de sus mejores inventarios si los ofertan a través de programática directa, por lo que es común encontrarlos a través de los tres tipos que hemos visto antes: programmatic garantizado, subasta privada o preferred deals.

De dónde nace: Como comentábamos al inicio de este artículo, los primeros años de la programática son los culpables de que la mayoría de estos rumores se hayan perpetuado hasta hoy.

Al principio de la programática en RTB sí que los inventarios en programática eran aquellos que no se vendían a través de acuerdos directos.

De aquellos barros, estos lodos.

Es cuestión de tiempo que se asuma de forma global la calidad y ventajas de la programática frente a los medios más tradicionales y que (¡finalmente) se olviden sus inicios.

4) No hay transparencia en las campañas

Dónde está el error: Todo depende de con qué partner trabajes y qué política tenga. Por ejemplo, en nuestro caso, los anunciantes tienen acceso en tiempo real a las analíticas de sus campañas, por lo que pueden consultar los resultados en todo momento. Es decir, la transparencia es real e instantánea.

Del mismo modo, al finalizar las campañas saben perfectamente en qué medios han aparecido sus campañas y en cuáles no, ya que solo trabajamos con publishers premium.

Por otro lado, realizamos siempre Ad Verification para garantizar que el contenido de la página es el adecuado.

Así pues, la veracidad de este rumor depende de los partners con los que se decida trabajar en cada caso.

De dónde nace: En algunas empresas, al hacer programática (Real Time Bidding sobre todo), las marcas no podían tener un informe detallado sobre dónde aparecían sus creatividades. A veces las compañías decían que habían aparecido en unos sites y después se descubría que no era cierto, en su mayor parte, porque eran víctimas del fraude.

Algunos actores han hecho mucho daño a la industria, y es normal que ahora esté costando recuperar la confianza.

Hay que exigir transparencia, pero esta vendrá dada siempre que se trabaje con partners reconocidos en el sector y de confianza.

5) Hay mucho fraude

Dónde está el error: Aunque es cierto que existe un porcentaje de fraude, no hay TANTO fraude como se lee en los medios. Por ejemplo, en el total de las campañas que comercializamos desde ADman Media hay menos de un 3%.

Ese 3% no incluye solo bots (fraude digamos a conciencia por un agente externo), sino también cuando un anuncio no tiene posibilidades reales de verse porque se ha producido algún error.

Es cierto que en Ad Exchanges con mala reputación el fraude puede ser de un 25 a un 50%. Y es verdad también que existen casos muy graves de fraude y agentes que ensucian la reputación de la programática.

No obstante, las instituciones están creando estándares para combatirlo (como los ads.txt) y como decíamos, la clave está en trabajar con empresas reconocidas y de confianza.

De dónde nace: Este rumor se ha extendido gracias a muchas noticias alarmistas (y tristemente también a otras reales). Por ello, aunque no hay que quitarle peso, hay que conocer bien el contexto de cada caso en particular.

Por otro lado, ¿cuántas impresiones se pierden en televisión? ¿Cuánta gente hay realmente mirando un anuncio en televisión y prestándole atención? Podría también considerarse “fraude televisivo” (a fin de cuentas, son impresiones perdidas), pero como no es medible, nadie se preocupa ni lo cuestiona.

 

En definitiva, estos rumores se han extendido y están en el imaginario colectivo, y aunque muchos de ellos tienen un origen real basado en el pasado, la realidad del sistema programático avanza, se mejora, y hay que conocerla bien para hablar con propiedad 😉

 

 

ad fraud video 5 pasos

Cómo evitar el Ad Fraud en vídeo programático en 5 sencillos pasos

Ya hablamos de qué es exactamente el Ad Fraud y los distintos tipos que existen. Hoy veremos con detenimiento uno de ellos: el fraude en vídeo programático. Y lo más importante: cómo puedes evitarlo en 5 sencillos pasos.

¿Qué es el fraude en vídeo programático?

Se suele asociar al tráfico bot pero en realidad va mucho más allá.

Desde ADman Media también consideramos como fraude cuando un anuncio se sirve bajo unos parámetros distintos a los solicitados por el anunciante (y de forma intencionada), o cuando un ad no tiene posibilidades reales de verse.

Y aquí entran en juego dos hechos muy representativos.

El primero es que el vídeo es muy atractivo para el ad fraud. Esto se debe a que sus CPMs son los más altos de la publicidad digital y a que existe menor oferta de inventario de vídeo que demanda de anunciantes y marcas.

El segundo (y mucho más optimista) es que el fraude en vídeo es el más fácil de detectar y a la vez, el más difícil de ejecutar. Así que puedes respirar tranquilo: no es tan sencillo como parece realizarlo y menos aún, que pase desapercibido.

No obstante, queremos compartir contigo 5 pasos a seguir para evitar el fraude al máximo posible en tus campañas de vídeo, y para que sepas exactamente qué debes pedir a los partners con los que trabajes 😉

1. Desconfía de los CPMs muy bajos

Los CPMs fluctúan en cada campaña porque se establecen entre el Floor Price –precio mínimo del publisher– y la cantidad que cada anunciante está dispuesto a pagar.

Para que te hagas una idea, el CPM máximo suele rondar los 12$ (en los formatos out-stream que comercializamos desde ADman Media).

Así que si ves un CPM muy bajo y demasiado bueno para ser real, activa las alertas. Ten presente que los CPMs en vídeo son elevados por lo que comentábamos antes: hay menos oferta de inventarios que demanda de las marcas.

En resumen, ¡no te dejes engatusar por las ofertas!

2. Apuesta por la programática directa

[¿No sabes qué quiere decir programática directa? Lee primero este otro post, nosotros te esperamos aquí ;)]

Una de las principales ventajas de los tres tipos de programática directa es la seguridad que ofrecen a las marcas y anunciantes. Los entornos en los que se distribuyen estas campañas son de calidad, seguros y están bien controlados.

Además, piensa que es mucho más difícil hackear un publisher premium –donde aparecen las campañas de programática directa– que tiene millones de visitas al mes e invierte en seguridad, que una web más desconocida que no tiene los medios para ofertar inventario de calidad.

De la misma forma, los publishers premium están invirtiendo y virando sus estrategias hacia la publicidad programática, por lo que disponen de tecnología suficiente como para asegurar que los anuncios se servirán correctamente y sin problemas.

3. Y por Ad Exchanges de confianza

Dejaremos que hablen los datos: los Ad Exchanges de mala reputación registran un fraude* del 25 al 50% mientras que los índices de aquellos que gozan de buena reputación, son de menos del 10%.  

De nuevo, no te dejes seducir por precios baratos y apuesta por un Ad Exchange reconocido en el sector y de calidad. 

4. Exige en tus campañas Third-Party y Ad Verification

Te recomendamos que trabajes siempre con partners que puedan garantizarte estos dos procesos en tus campañas.

Con la definición de ambos entenderás el porqué:

Ad Verification es el proceso que asegura que el contenido de la web en la que se mostrará el anuncio es adecuado, que la geolocalización del usuario a impactar es la correcta y que el ad aparecerá en el espacio acordado, y no en otro.

Por otro lado, con Third-Party Verification se corrobora la información de la persona que verá el anuncio con un tercer partner independiente –suele ser un DMP–. Este paso garantiza que se está impactando al perfil definido por la marca o anunciante.

Como decíamos al principio, el fraude también puede ser entregar mal a propósito el anuncio, por lo que estos dos procesos serán tu garantía.

5. Vigila los resultados de la campaña en tiempo real (en especial el VTR)

Del mismo modo que debes elegir un partner que te garantice Third-Party Verification y Ad Verification, exige también acceso a las analíticas de la campaña en tiempo real.

Así podrás identificar:

  • Índices de VTR –View-Through Rate– muy por debajo de los estándares. Si en formatos out-stream destkop el porcentaje está muy por debajo del 65%, y en out-stream mobile muy por debajo del 45%, podría estar falseándose la visualización de esos ads.
  • Una mala etiquetación. Por ejemplo: un anuncio pre-roll debe mostrarse dentro de un reproductor y antes de un vídeo, pero se etiqueta mal y aparece en otro espacio publicitario con un tamaño menor.

Todo esto puede consultarse en las analíticas en tiempo real así que no dudes en exigirlo.

Además de implementar estas medidas, recuerda que siempre, en todas las campañas programáticas hay equipos de trading desk que velan por el buen funcionamiento de las mismas y que vigilan que todo se desarrolle correctamente.

Esperamos que este artículo te haya resultado útil. Si quieres saber más sobre cómo distribuir campañas de vídeo seguras y controladas, escríbenos aquí y estaremos encantados de informarte 😉

 

 

 

*Datos proporcionados por Marketing Land.

 

 

 

metricas video programatico

Vídeo programático: métricas clave para medir el éxito de una campaña

¿Sabes cuáles son las métricas más importantes a la hora de realizar una campaña de vídeo programático?

Hoy te explicamos aquellas que sí o sí debes conocer y qué es lo que debes esperar de ellas en tus campañas:

La más visible: Viewability

Se podría decir que es, a priori, la métrica más importante ya que indica que el vídeo se ha visualizado correctamente.

Para ser más exactos, el viewability es el porcentaje de visualizaciones de un anuncio siempre que se vea como mínimo el 50% de los píxeles durante un segundo (independientemente del dispositivo desde el que se acceda).

Para garantizar que tu campaña se va a ver (y con la máxima calidad), es imprescindible trabajar con partners y publishers que tengan buena reputación, reconocidos por el sector y de tu máxima confianza.

En ADman Media tenemos un gran equipo de IT que trabaja en la mejora continua de nuestros productos, por lo que controlamos que nuestras impresiones siempre sean visibles.

La más clásica: CPM

El Coste Por Mil sigue siendo una métrica clave, también en las campañas de vídeo programático.

En concreto, es la métrica a través de la cual se estipulan los precios. Estos se establecen en base a dos variables: el floor price del site –o precio mínimo del publisher– y lo que está dispuesto a pagar el anunciante.

Ten en cuenta que los CPM más altos de la publicidad digital son los del vídeo programático. Para que tengas una primera aproximación, con los formatos out-stream que comercializamos desde ADman Media, el máximo CPM está sobre los 12$.

La más interesante: VTR

El View-through Rate es una de las métricas más importantes para marcas y anunciantes, ya que indica el porcentaje de visualizaciones post-impresión que ha tenido un anuncio en vídeo.

Así pues, es la que muestra el interés real del público por el contenido del anuncio. Aunque la creatividad es uno de los factores decisivos para conseguir buenos ratios de VTR, también influye el dispositivo, ya que está comprobado que el VTR obtiene mejores resultados en grandes pantallas.

La más monetaria: CPV

El Coste per Completed View es la que asegura a las marcas que solo pagarán por las visualizaciones completas de su anuncio, siempre que se haya cumplido un tiempo determinado.

En la mayoría de nuestros productos, este tiempo suele ser 30 segundos en desktop, y 10 en mobile.

La más concreta: Fill Rate

Es el resultado de dividir el número total de veces que un anuncio se ha mostrado con éxito por el número de veces que se solicitó dicho anuncio.

Por ejemplo, si el anuncio se solicita pero no se sirve correctamente, el usuario final no ve nada o visualiza solo una imagen en negro en el espacio donde debería verse el ad.

Como has podido deducir, esta métrica resulta vital para saber si la campaña se ha ejecutado como debería.

 

En resumen, en tus campañas exige siempre 100% de viewability y entre un 30-50% de Fill Rate. Con el CPM negociarás el precio, y el CPV te asegurará que solo pagarás por los anuncios que se han visto. Por último, analiza bien el VTR para saber cuánto interés tenía el público en tu anuncio y extrae aprendizajes para las próximas campañas.

Esperamos que este post te haya sido de utilidad. Si te ha gustado, apúntate desde la derecha al blog y te mantendremos informado de todas las novedades del mundo programático 😉

Y como siempre, para cualquier duda o comentario, ¡estamos a tu disposición desde aquí!

Customer Data Platform

Qué es y para qué sirve un Customer Data Platform (CDP)

Últimamente se habla mucho de Customer Data Platform o CDP. Algunas empresas de capital riesgo están invirtiendo en ellas. Por ejemplo, Bluecore recaudó el pasado año 35 millones de dólares y mParticle, 64 millones.

¿Pero que son en realidad estas plataformas? ¿A qué se dedican y en qué se diferencian de otras plataformas de datos?

Sigue leyendo y al final entenderás por qué están en boga 😉

¿Qué es un CDP?

Según el Instituto CDP, se trata de una “plataforma gestionada por marketers que crea una base de datos de clientes unificada y consolidada a la que pueden acceder otros sistemas”.

Puede que al leer la definición te haya venido a la mente un CRM (y con razón), pero hay algunas diferencias.

Los CRMs están gestionados por equipos IT –Information Technology–, mientras que los marketers sin background técnico son los que gestionan los CDPs, según explica Digiday en este artículo.

Por otro lado, los CDPs se centran en empresas que utilizan First-Party Data, compañías que en general son conocidas por los consumidores.

“En B2B los marketers utilizan CRMs, por lo que una buena manera de pensar en los CDPs es que son los CRMs business-to-consumer para gestionar directamente las relaciones con los clientes”, afirman en Digiday.

¿Para qué sirve?

Su función principal es integrar todos los datos sobre clientes de una empresa para que funcionen de manera más eficiente.

Mani Gandham, CEO de Instictive, expone que los CDPs son como un híbrido entre el CRM y los sistemas de soporte al cliente, que “tradicionalmente no están bien integrados”.

Veamos un ejemplo.

Imagina que un cliente quiere devolver un pedido que ha hecho. Cuando llame para realizar la devolución, es probable que tenga que verificar y dar de nuevo los datos de su compra, cuando esa información ya está disponible en algún otro sistema. El objetivo sería unificar todos esos datos para ganar eficiencia en la asistencia.

Sin embargo, los CDPs también son útiles en publicidad y marketing online. Según explica David Spitz, CMO de mParticle (el CDP que ha conseguido 64 millones de dólares de financiación), los CDPs recopilan datos como las ventas online o cuántas personas hacen clic en los anuncios.

¿Pero estos datos no se almacenaban en los DMPs?

Sí, la diferencia reside en que los DMPs analizan sobre todo Third-Party Data, basados en las cookies, mientras que los CDPs se centran en los First-Party.

Una manera que plantean en Digiday para diferenciarlos es la siguiente: “Mientras que los CDPs se pueden usar para nutrir la relación con los consumidores existentes, los DMPs se utilizan para encontrar públicos similares”.

No obstante, la línea de diferenciación entre ambas plataformas es difusa, porque hay empresas DMPs que también analizan First-Party Data.

¿Qué beneficios tiene utilizar un CDP?

Estos son algunas de las ventajas de su uso que explican en el blog de CDP Institute:

  • Descubrir problemas e incoherencias en los datos de un cliente gracias a la comparación de los mismos entre distintos sistemas.
  • Tener información más precisa y exacta de cada cliente.
  • Identificar patrones de comportamiento a gran escala.
  • Comparar comportamientos de clientes de distintas fuentes y con distintas especificidades, por ejemplo los que vieron campañas de marketing o compraron distintos productos.
  • Calcular el valor de los clientes en conjunto y por distintos segmentos.
  • Asignar clientes a segmentos determinados y utilizarlos en campañas.
  • Desarrollar modelos predictivos basados en datos detallados del cliente.
  • Predecir comportamientos de cliente según su historial personal.
  • Sincronizar datos de clientes con otros sistemas como DMP o CRM.

¿Qué opina el sector?

Como decíamos al principio, los CDPs están ganando grandes inversiones de empresas y ejecutivos tecnológicos porque prometen una única vista de un consumidor a través de distintos dispositivos.

Según John Matthews, Director Ejecutivo de Oaklins DeSilva + Phillips, durante los próximos meses veremos cómo las empresas de tecnología publicitaria querrán comprar los CDPs existentes para conseguir datos de segmentación lo más completos y unificados posibles.

Aunque hay opiniones para todo.

A medida que los DMPs y los CRMs evolucionan, van adquiriendo también funciones que serían propias de los CDP.

Por ejemplo, Matt Skinner, Product Marketing de Adobe Audience Manager, explica: “Los CDPs son un área emergente interesante. Hablan de incluir PII –información de identificación personal– en sus datos propios, lo que no hacen los DMPs. Pero hay mucha superposición de funciones entre los CDPs, CRMs y DMPs”.

Eric Franchi, inversor de mParticle, comenta que los CDPs están de moda porque la experiencia del consumidor está fragmentada entre móviles, ordenadores y otros, y que los CDP pueden ayudar a los marketers a unificar la experiencia y la visión de todos los datos en conjunto.

 

Como hemos visto, es complicado discernir cuál es la función exacta del CDP en comparación con los DMPs o CRMs. Sin embargo, desde ADman Media estamos convencidos de que con la maduración de la programática acabarán definiéndose con precisión.

El hecho innegable al que nos enfrentamos es que con cada clic, con cada interacción que realizamos el data aumenta, por lo que una única plataforma que cruce y gestione toda esta información será más que necesaria.

Lo único que nos falta saber es qué plataforma (y cómo) acabará consiguiéndolo al 100%. Aunque para ello todavía haga falta mucha prueba y error.

 

 

Fuentes que han hecho posible este artículo:

 

tendencias video online 2018

El vídeo programático en 2018: 6 tendencias para entender su auge

Este año que empieza promete ser muy bueno para el vídeo programático. Según Koeppel Direct, el 73% de los profesionales del marketing utiliza el vídeo en sus campañas programáticas. Y por las tendencias que veremos a continuación, todo indica que su uso seguirá expandiéndose en 2018.

  • Aumentará la inversión tanto de anunciantes como de publishers

En los dos últimos años el gasto medio de las marcas en vídeo digital y móvil ha crecido un 67%, según datos de la IAB. Durante los próximos meses los anunciantes seguirán invirtiendo en vídeo, y gran parte de esa inversión irá destinada al vídeo programático.

eMarketer estima que en 2019 el 77% de todo el gasto en vídeo será programático. Si esta predicción se cumple, 2018 será un año de transición en el que las cifras de inversión seguirán creciendo.

Pero no solo van a ser las marcas las que aumenten su inversión en vídeo programático. Muchos de los grandes publishers están apostando por él, cambiando sus estrategias y adaptando sus inventarios.

Además, desde ADman Media hemos vivido durante 2017 un aumento de peticiones de publishers que quieren que incluyamos sus inventarios en nuestra oferta de vídeo programático. Si quieres saber el porqué de tanta demanda, aquí te explicamos las razones.

  • Mayor inversión en programática directa

También son positivas las previsiones para la programática directa y los marketplaces privados. Las marcas quieren que sus campañas se distribuyan en entornos seguros y controlados, y saben que los porcentajes de Ad Fraud son mucho menores a través de este tipo de acuerdos.

Por lo tanto, los índices de su uso seguirán aumentando hasta llegar, según eMarketer, a ocupar casi el 80% de todas las transacciones programáticas en 2019.

  • Más vídeo programático en mobile

El gran tiempo que pasan los usuarios en sus dispositivos móviles hace que sea el favorito de marcas y anunciantes. Esta es una de las razones por las que la inversión en programática móvil no ha parado de crecer desde 2015.

Todo apunta a que su ascenso continuará durante el próximo año, en el que se espera que llegue a un gasto de 30,1 mil millones de dólares en EE.UU.

Por nuestra parte, todas las campañas que distribuimos de vídeo programático son Cross Device, tanto para móvil como desktop (a no ser que el cliente quiera distribuir a través de un solo dispositivo), lo que indica que el móvil es un completo must en todas las campañas programáticas.

  • Crecerá también el gasto en TV programática

No, la televisión programática no pegará un salto espectacular en 2018, pero sí veremos cómo el gasto en ella irá aumentando.

En EE.UU. es donde más está avanzada está, y eMarketer estima que el gasto en TV programática aumentará más del triple durante los dos próximos años.

Ya se está demostrando su mayor efectividad respecto a la televisión tradicional, por un lado porque llega de manera mucho más efectiva al target del anunciante y por otro porque reduce el porcentaje de impresiones malgastadas.

  • Vídeos más personalizados por canales

Ya hablamos en este blog de la programática creativa y de cómo empezará a ganar popularidad durante los próximos meses. Las estrategias dynamic data, que analizan al máximo los datos en tiempo real para impactar de forma más relevante al usuario, irán ganando terreno por sus amplias capacidades de personalización.

Durante 2018 empezaremos a ver las primeras pruebas para adaptar distintas creatividades de vídeo en muy poco tiempo y de forma totalmente automática. 

  • El Header-bidding llegará definitivamente al vídeo

El header-bidding ya lleva tiempo instaurado en la programática display, pero por las complejidades técnicas del vídeo está tardando más en adaptarse al formato audiovisual.

No obstante, algunos publishers que lo han implementado han notado un aumento de los ad rates de un 20%, por lo que muchos otros podrían animarse a instaurarlo también en sus websites durante este año.

En definitiva, 2018 será (de nuevo) un gran año para el vídeo en general como formato publicitario, y también para el vídeo programático. Viviremos un año lleno de avances y novedades donde la tecnología irá mejorando y evolucionando gracias a las inversiones y al interés creciente de todos los actores del sector.

Si quieres estar al día y no perderte nada, suscríbete al blog desde la parte de la derecha y te mantendremos bien informado 😉

&nbsp

FUENTES
IAB Video Ad Spend Study – 2017 NewFronts
eMarketer Releases New US Programmatic Ad Spending Figures
Koeppel Direct: Measuring the impact of Programmatic Advertising 
eMarketer Releases New Addressable TV Ad Spending Estimates
What do video ad-tech industry influencers predict for 2018?
Programatica directa

Qué es la programática directa y por qué liderará el futuro cercano

Según las últimas previsiones de eMarketer, la programática directa y los acuerdos a través de marketplaces privados supondrán el 79,6% de todas las transacciones programáticas en 2019.

La razón de este elevadísimo porcentaje de uso se encuentra en las ventajas que conlleva tanto para marcas como anunciantes.

Para entender mejor estos beneficios, veamos primero los tipos de publicidad que incluye el término “directa”.

[Antes de seguir, te recomendamos que si no acabas de entender bien el concepto de RTB o subasta abierta, leas antes este otro post y te pongas al día en menos de 5 minutos 😉 ]

¿Qué es la programática directa?

La programática directa abarca toda la publicidad programática que no se gestiona a través de RTB o subasta abierta.

Se caracteriza porque los publishers y anunciantes llegan a algún tipo de acuerdo para gestionar los espacios publicitarios. Hay un contacto directo entre ellos, mientras que en el RTB no hace falta que ningún actor se comunique con otro de esa forma.

Según como sea este acuerdo, se puede hablar de tres tipos de programática directa:

  • Programmatic garantizado.
  • Preferred deals.
  • Subasta privada.

Programmatic garantizado: Acuerdo al estilo analógico pero con tecnología

En este caso, anunciante y publisher llegan a un acuerdo comercial en el que se cierra un precio fijo para un número determinado de impresiones. La diferencia es que el proceso técnico de servir el anuncio está totalmente automatizado, gestionado con tecnología.

Preferred deals: Acuerdo en el precio sin compromiso

Con este tipo de programática directa, anunciante y publisher acuerdan un precio pero no está garantizada la compra. De esta forma, las marcas pueden acceder a un inventario premium sin ningún compromiso de realizar finalmente la transacción.

Subasta privada:  Solo para algunos anunciantes

Funciona igual que el RTB o subasta abierta, con la diferencia de que el acceso está restringido a solo unos anunciantes y marcas, que tienen prioridad para pujar por los espacios.

Puedes comparar todos los tipos de publicidad programática desde esta slide de Google:

Tipos de Programatica_Google

Ventajas de la programática directa para marcas: Brand Safety y acceso a inventarios premium

Si las marcas y anunciantes están apostando por este tipo de programática es, sin duda, por las garantías de seguridad que ofrece.

Comparado con el RTB o subasta abierta, la programática directa ofrece mayor Brand Safety, ya que la publicidad estará controlada en todo momento en entornos seguros que no perjudicarán la imagen de la marca.

Además, al participar en la programática directa tienen acceso a inventarios premium como medios nacionales e internacionales, o websites y blogs de confianza con grandes audiencias.

Resulta muy difícil llegar a este tipo de publishers con RTB, ya que son los inventarios no vendidos o los más difíciles de vender los que suelen destinarse a la subasta abierta. Por otro lado, en RTB pueden participar todo tipo de websites, por lo que el control exhaustivo también es más complicado de conseguir.

Ventajas de la programática directa para publishers: Mayor Revenue

La principal ventaja para los publishers de trabajar a través de la programática directa es que obtienen un mayor revenue de sus espacios, ya que los precios son más elevados que en RTB.

Estos precios más elevados son consecuencia de tres factores:

  • Los publishers premium suelen tener grandísimos niveles de audiencia y ofrecen mayores opciones de segmentación del público para las marcas desde un mismo espacio.
  • Se necesita una mayor inversión en tecnología para realizar los procesos de programática directa y sobre todo, de seguridad de las marcas.
  • Para cerrar acuerdos de programática directa y ser competitivos, los publishers necesitan comerciales y agentes, inversión que para un pequeño publisher puede ser arriesgado o no salirle rentable.

A priori todos los publishers pueden acceder a la programática directa, pero la clave reside en si tendrán demanda por parte de los anunciantes.

En los próximos años veremos cómo la programática seguirá aumentando su porción del pastel programático. Su hegemonía ya es una realidad pero poco a poco lo será con más fuerza.

Si eres publisher y quieres saber si la programática directa es para ti, contáctanos desde aquí y nuestro equipo especializado analizará tu situación 😉

Más publishers vídeo programático

Por qué cada vez más publishers apuestan por el vídeo programático

Durante este último año estamos viendo un nuevo rumbo en las estrategias de los publishers hacia la publicidad programática y más concretamente, hacia el vídeo.

Estas son las razones que están propiciando ese cambio:

Más inversión de los anunciantes

El gasto en vídeo online por parte de marcas y anunciantes no ha parado de crecer desde 2015. Desde el punto de vista de los publishers, este incremento conlleva que las marcas también aumenten su inversión en distribución.

En abril de este año la IAB presentó su informe “IAB Video Ad Spend Study”, en el que una de sus principales conclusiones fue que el vídeo ya representa más del 50% del gasto en digital y mobile de las marcas.

Por su parte, eMarketer concluyó que en 2019 el 77% de todo el gasto de publicidad en vídeo será programático. Es decir, las inversiones aumentarán tanto en vídeo online como en vídeo programático, por lo que los publishers deberían adaptar sus inventarios a esta tendencia en crecimiento si quieren aumentar sus ingresos.

Inversión vídeo online publishers programático

Gráficas vistas en Digiday

Más tiempo de visionado que de lectura

Otro factor clave es el tiempo que emplean los usuarios viendo vídeos en Internet. Según esta gráfica de Bloomberg con datos de eMarketer, los estadounidenses emplearán 81 minutos al día viendo video online en 2019, frente a los 61 registrados en 2015.

 Tiempo en minutos invertidos en vídeo

 

Por su parte, el tiempo leyendo un periódico en 2019 será de 16 minutos frente a los 13 minutos de 2015. El website Mic ha sido uno de los primeros en despedir a redactores anunciando su nueva estrategia más focalizada en vídeo.

Mayor revenue que con display

Otra de las razones clave por la que muchos publishers están virando estratégicamente hacia el vídeo es por el revenue. Según explica en Bloomberg Brian Mandelbaum, CEO de Clearstream, mientras que por mil impresiones de display se pagan unos 50 céntimos, por mil impresiones de vídeo se están pagando 27$.

Por otro lado, Josh Marshall, publisher de Talking Points Memo, añade una razón distinta sobre la que reflexionar: “Nadie está yendo hacia el vídeo por las demandas de la audiencia, sino porque la industria [de los medios] está en una crisis de monetización”.

Lo que sí está claro es que durante el próximo año veremos a más publishers ofertar una mayor parte de su inventario en vídeo programático, tanto por los beneficios que pueden obtener como por la demanda de las marcas y los buenos resultados que les ofrece.

Si tú también tienes un website y quieres maximizar tus ganancias, ponte en contacto con nosotros desde aquí y nuestro equipo de Publishers te atenderá y estudiará tu caso 😉

programatica creativa

¿Qué es la Publicidad Programática Creativa?

Empieza a escucharse cada vez más el término programática creativa pero, ¿sabes a qué se refiere exactamente?

Como siempre ocurre con los conceptos nuevos, por ahora todavía existe algo de confusión en el sector. Para algunos, la programática creativa es la entrega de un mensaje o anuncio personalizado a la persona correcta.

Sin embargo, aún falta algo de tiempo para que esto sea una realidad ya que por ahora los mensajes no pueden personalizarse usuario a usuario.

Así pues, se entiende como programática creativa aquella que automatiza un proceso –por ejemplo, adaptar las creatividades de un anuncio para diferentes usuarios– con el fin de mejorar los resultados y conseguir una mayor eficiencia de las campañas.

A continuación, te explicamos las características que deben darse para que la publicidad programática sea realmente considerada como “creativa”:

Automatización de una rutina

Como decíamos, ha de automatizarse algún proceso y por lo tanto, producirse un ahorro de tiempo. Normalmente esta automatización se da en rutinas repetitivas como puede ser la adaptación de distintos anuncios en diferentes tamaños al mismo tiempo. 

Para ello, han surgido dos nuevas plataformas tecnológicas que se conocen como CMP –Creative Management Platform– y DCO –Dynamic Creative Optimization–.

A grandes rasgos, la CMP realiza múltiples adaptaciones de creatividades con potentes herramientas de diseño automatizadas mientras que la DCO permite que los ads se adapten solos según unas reglas ya marcadas antes de mostrarse al usuario.

Precisión en los datos

Otra característica indispensable en la programática creativa ha de ser el buen uso de los datos para conseguir una mayor precisión y eficiencia en la entrega de los anuncios.

Se trata de analizar de forma relevante los datos para descubrir nuevos insights sobre los usuarios y usarlos en beneficio de la campaña.

Testing

Una de las grandes ventajas de la programática creativa es que al tener tantas adaptaciones disponibles de ads y hacerlas de forma automática, la cantidad de testings que pueden hacerse se multiplica de forma exponencial y además, en menos tiempo.

Se pueden realizar testings adaptando las creatividades por producto, por promociones, por segmentos… Incluso mezclando estas categorías entre sí, por ejemplo se podrían testear distintas creatividades para un mismo producto y probarlas todas en distintos segmentos de usuarios para ver cuáles funcionan mejor.

De esta forma, se pueden extraer conclusiones mucho más interesantes y mucho más al detalle que de nuevo, servirán para mejorar los resultados de la campaña.

Empatía de los marketers hacia sus consumidores

Por mucho que avance la tecnología y la recogida e interpretación de datos, no hay que olvidar que una parte fundamental de cualquier campaña debe ser la empatía.

La campaña debe estar bien planteada desde las necesidades y el contexto del cliente. De otra forma, el trabajo de la tecnología –y la adaptación de una ingente cantidad de creatividades–  podría ser irrelevante a la hora de mejorar los resultados de campaña.

Muchísima creatividad

Siguiendo con el punto anterior, la empatía siempre debe ir de la mano de una buena y brillante idea. Según este informe de Google, la creatividad es la responsable del 70% de la eficacia de una campaña programática.

Así pues, por mucho que hablemos de tecnología y de automatizar procesos, los profesionales del marketing tienen y seguirán teniendo las riendas del proceso creativo.

Ya solo queda imaginar la cantidad de posibilidades que se abrirán ante nosotros cuando se puedan personalizar las creatividades usuario por usuario.

¿Te ha gustado este post? ¿Conocías ya la programática creativa? ¡Nos encantará leerte en los comentarios!

Ads.txt que son y limitaciones

Ad Fraud: Qué son los ads.txt, para qué sirven y qué limitaciones tienen

El pasado mes de mayo de este año la IAB lanzó ads.txt –authorized digital sellers– como medida para luchar contra el Ad Fraud en programática.

[Antes de seguir leyendo este artículo, asegúrate de entender qué es y cómo funciona el Ad Fraud en programática. Aquí encontrarás todos los tipos explicados].

Qué son los ads.txt y para qué sirven

Se trata de un fichero que se inserta en el servidor web de los publishers y en el que se especifican todos los ad exchanges autorizados.

Del mismo modo, las otras plataformas programáticas (como los DSPs) también integran los ficheros ads.txt con los publishers autorizados para la venta.

Esta medida permite que solo se realicen transacciones programáticas con los vendedores que aparecen en la lista. Así se garantiza que no se están falseando ni suplantando los dominios de los publishers y que no se revenden los inventarios.

Con ello, los anunciantes y marcas pueden estar más tranquilos de que están comprando la publicidad donde realmente quieren hacerlo.

Según explican en este artículo de DirComfidencial, ya lo han adoptado medios como The Guardian, Financial Times, New York Times o Fox News –en España lo han implementado El País y El Mundo–.

¿Cuáles son sus limitaciones?  

Según explican en Digiday, hay varios problemas en cuanto a esta nueva solución. Por un lado, los editores pueden escribir mal los nombres de los vendedores autorizados.

Mike Moore, Associate Director Programmatic Partnerships de GroupM, explica que añadir a los vendedores autorizados es todavía un trabajo manual, por lo que hay muchos errores tipográficos.

En el artículo se afirma que el equipo de Moore hace poco encontró al menos 45 variables de cómo los publishers escriben AppNexus o Google AdX en sus archivos ads.txt. “Los DSPs pueden no ser capaces de leer esos errores, por lo que pueden perder vendedores legitimados”.

Por otro lado, no se pueden identificar las impresiones fraudulentas, ni tampoco si el inventario –display o vídeo– se corresponde con el formato que ese publisher realmente vende.

No obstante, es lógico que presente limitaciones ya que el problema del Ad Fraud es muy complejo y tiene muchas variantes. Pero sin duda se trata de una buena solución para combatir la suplantación de dominios.

Otras medidas para combatir el Ad Fraud

Desde ADman Media siempre recordamos que una de las medidas más fiables para reducir al máximo las posibilidades de Ad Fraud es apostar por la programática directa.

Las subastas privadas con un número cerrado de anunciantes y publishers, los acuerdos directos automatizados y los preferred deals –acuerdos sobre el precio entre publisher y anunciante pero sin garantizar la compra–, permiten que las campañas se distribuyan en entornos seguros y controlados.

Otra de las recomendaciones es que se escojan siempre partners de confianza. Según Marketing Land el porcentaje de ad fraud puede ser del 25 al 50% con ad exchanges de mala reputación, frente al menos del 10% que ofrecen los más fiables.

En definitiva, los ads.txt son una buena solución para combatir la suplantación de dominios y aunque todavía falten nuevas soluciones por implementar, se acabarán encontrando ya que la publicidad programática será, sin ninguna duda, la única publicidad que conoceremos en el futuro próximo.