Qué tiene que ver Google con el header-bidding

Es posible que hayas oído hablar de Google cuando se nombra el header-bidding –técnica avanzada de publicidad programática de la que ya hablamos–. Hoy te explicamos por qué, pero antes, recordaremos brevemente en qué consiste y por qué ha sido denominada por algunos como la “técnica que anuló el status quo”.

Qué es Header-bidding y por qué “anuló el status quo”

El header-bidding es un código Javascript que se introduce en las cabeceras de las páginas de los publishers para ofertar su inventario de espacios (aquellos que no han vendido en acuerdos directos) a través de RTB.

Hasta la llegada del Header-bidding, se producía una subasta en cascada, conocido en inglés como “waterfall auction” (bastante parecido a las subastas reales, pero con tecnología). El publisher se conectaba a un Ad Exchange y se ofrecía la impresión a un partner preferente (el que más dinero había gastado históricamente). Si este primero no estaba interesado en la oferta, se enviaba al siguiente y así sucesivamente.

Esta era una gran ineficiencia, ya que al no tener en cuenta la demanda real no siempre se conseguía el mejor precio para el publisher por esa impresión. El sistema en cascada impedía que un partner “menos preferente” pudiera haber ofrecido más por dicha impresión.

Con la llegada del header-bidding un publisher puede conectarse a varios Ad Exchange al mismo tiempo y acceder así, a toda la demanda existente para su impresión en tiempo real asegurando además, el mayor precio posible.

Gráfico de Bonadza

Según  Business Insider, durante 2016 el 70% de los publishers lo implementó en su cabecera porque las ventajas son claras:

– Acceso para los publishers a una mayor demanda de anuncios disponibles, lo que les permite la posibilidad de conseguir el mejor precio para sus espacios.

Reducción de las ineficiencias y las devoluciones de anuncios –cuando nadie compra esa impresión porque el precio es muy alto o porque no hay anuncios disponibles– ya que se accede a una mayor demanda.

– También hay ventajas para las marcas, porque tienen acceso a pujar en todos los inventarios disponibles y a llegar con más precisión y a mejor precio a su target deseado.

Por qué a Google no le interesa el header-bidding

Además de todo lo anterior, el header-bidding rompe la ventaja que Google tenía en el proceso de cascada.

Google tiene un ad server muy potente DoubleClick for Publishers y también, su propio Ad Exchange, Adx. En RTB, los publishers que utilizaban su ad server vieron que este favorecía el intercambio de anuncios con su Ad Exchange, Adx. Es decir, Google perseguía sus propios intereses sin tener en cuenta si ese precio era el mayor que podía conseguir esa impresión.

Aparte, tal y como explica Mikel Lekaroz “el header bidding permite a otros Exchanges competir por impresiones que antes solamente veía y pujaba por ellas Google AdExchange”.

Como a Google no le interesa el header-bidding, el año pasado lanzó EBDA –Exchange Bidding Dynamic Allocation–. Una solución para que otros compradores –autorizados por él– puedan pujar también por las impresiones de sus publishers.

En conclusión, el header-bidding es una técnica que sin duda está ayudando a maximizar los ingresos de los publishers y aunque también tenga desventajas, seguirá evolucionando y mejorando (al igual que la propuesta de Google).

Por nuestra parte, seguiremos informándote de las novedades que vayan surgiendo. Así que si no quieres perderte nada, suscríbete desde la parte de la derecha.

 

 

Fuentes que han hecho posible este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *