ad fraud video 5 pasos

Cómo evitar el Ad Fraud en vídeo programático en 5 sencillos pasos

Ya hablamos de qué es exactamente el Ad Fraud y los distintos tipos que existen. Hoy veremos con detenimiento uno de ellos: el fraude en vídeo programático. Y lo más importante: cómo puedes evitarlo en 5 sencillos pasos.

¿Qué es el fraude en vídeo programático?

Se suele asociar al tráfico bot pero en realidad va mucho más allá.

Desde ADman Media también consideramos como fraude cuando un anuncio se sirve bajo unos parámetros distintos a los solicitados por el anunciante (y de forma intencionada), o cuando un ad no tiene posibilidades reales de verse.

Y aquí entran en juego dos hechos muy representativos.

El primero es que el vídeo es muy atractivo para el ad fraud. Esto se debe a que sus CPMs son los más altos de la publicidad digital y a que existe menor oferta de inventario de vídeo que demanda de anunciantes y marcas.

El segundo (y mucho más optimista) es que el fraude en vídeo es el más fácil de detectar y a la vez, el más difícil de ejecutar. Así que puedes respirar tranquilo: no es tan sencillo como parece realizarlo y menos aún, que pase desapercibido.

No obstante, queremos compartir contigo 5 pasos a seguir para evitar el fraude al máximo posible en tus campañas de vídeo, y para que sepas exactamente qué debes pedir a los partners con los que trabajes 😉

1. Desconfía de los CPMs muy bajos

Los CPMs fluctúan en cada campaña porque se establecen entre el Floor Price –precio mínimo del publisher– y la cantidad que cada anunciante está dispuesto a pagar.

Para que te hagas una idea, el CPM máximo suele rondar los 12$ (en los formatos out-stream que comercializamos desde ADman Media).

Así que si ves un CPM muy bajo y demasiado bueno para ser real, activa las alertas. Ten presente que los CPMs en vídeo son elevados por lo que comentábamos antes: hay menos oferta de inventarios que demanda de las marcas.

En resumen, ¡no te dejes engatusar por las ofertas!

2. Apuesta por la programática directa

[¿No sabes qué quiere decir programática directa? Lee primero este otro post, nosotros te esperamos aquí ;)]

Una de las principales ventajas de los tres tipos de programática directa es la seguridad que ofrecen a las marcas y anunciantes. Los entornos en los que se distribuyen estas campañas son de calidad, seguros y están bien controlados.

Además, piensa que es mucho más difícil hackear un publisher premium –donde aparecen las campañas de programática directa– que tiene millones de visitas al mes e invierte en seguridad, que una web más desconocida que no tiene los medios para ofertar inventario de calidad.

De la misma forma, los publishers premium están invirtiendo y virando sus estrategias hacia la publicidad programática, por lo que disponen de tecnología suficiente como para asegurar que los anuncios se servirán correctamente y sin problemas.

3. Y por Ad Exchanges de confianza

Dejaremos que hablen los datos: los Ad Exchanges de mala reputación registran un fraude* del 25 al 50% mientras que los índices de aquellos que gozan de buena reputación, son de menos del 10%.  

De nuevo, no te dejes seducir por precios baratos y apuesta por un Ad Exchange reconocido en el sector y de calidad. 

4. Exige en tus campañas Third-Party y Ad Verification

Te recomendamos que trabajes siempre con partners que puedan garantizarte estos dos procesos en tus campañas.

Con la definición de ambos entenderás el porqué:

Ad Verification es el proceso que asegura que el contenido de la web en la que se mostrará el anuncio es adecuado, que la geolocalización del usuario a impactar es la correcta y que el ad aparecerá en el espacio acordado, y no en otro.

Por otro lado, con Third-Party Verification se corrobora la información de la persona que verá el anuncio con un tercer partner independiente –suele ser un DMP–. Este paso garantiza que se está impactando al perfil definido por la marca o anunciante.

Como decíamos al principio, el fraude también puede ser entregar mal a propósito el anuncio, por lo que estos dos procesos serán tu garantía.

5. Vigila los resultados de la campaña en tiempo real (en especial el VTR)

Del mismo modo que debes elegir un partner que te garantice Third-Party Verification y Ad Verification, exige también acceso a las analíticas de la campaña en tiempo real.

Así podrás identificar:

  • Índices de VTR –View-Through Rate– muy por debajo de los estándares. Si en formatos out-stream destkop el porcentaje está muy por debajo del 65%, y en out-stream mobile muy por debajo del 45%, podría estar falseándose la visualización de esos ads.
  • Una mala etiquetación. Por ejemplo: un anuncio pre-roll debe mostrarse dentro de un reproductor y antes de un vídeo, pero se etiqueta mal y aparece en otro espacio publicitario con un tamaño menor.

Todo esto puede consultarse en las analíticas en tiempo real así que no dudes en exigirlo.

Además de implementar estas medidas, recuerda que siempre, en todas las campañas programáticas hay equipos de trading desk que velan por el buen funcionamiento de las mismas y que vigilan que todo se desarrolle correctamente.

Esperamos que este artículo te haya resultado útil. Si quieres saber más sobre cómo distribuir campañas de vídeo seguras y controladas, escríbenos aquí y estaremos encantados de informarte 😉

 

 

 

*Datos proporcionados por Marketing Land.

 

 

 

Ads.txt que son y limitaciones

Ad Fraud: Qué son los ads.txt, para qué sirven y qué limitaciones tienen

El pasado mes de mayo de este año la IAB lanzó ads.txt –authorized digital sellers– como medida para luchar contra el Ad Fraud en programática.

[Antes de seguir leyendo este artículo, asegúrate de entender qué es y cómo funciona el Ad Fraud en programática. Aquí encontrarás todos los tipos explicados].

Qué son los ads.txt y para qué sirven

Se trata de un fichero que se inserta en el servidor web de los publishers y en el que se especifican todos los ad exchanges autorizados.

Del mismo modo, las otras plataformas programáticas (como los DSPs) también integran los ficheros ads.txt con los publishers autorizados para la venta.

Esta medida permite que solo se realicen transacciones programáticas con los vendedores que aparecen en la lista. Así se garantiza que no se están falseando ni suplantando los dominios de los publishers y que no se revenden los inventarios.

Con ello, los anunciantes y marcas pueden estar más tranquilos de que están comprando la publicidad donde realmente quieren hacerlo.

Según explican en este artículo de DirComfidencial, ya lo han adoptado medios como The Guardian, Financial Times, New York Times o Fox News –en España lo han implementado El País y El Mundo–.

¿Cuáles son sus limitaciones?  

Según explican en Digiday, hay varios problemas en cuanto a esta nueva solución. Por un lado, los editores pueden escribir mal los nombres de los vendedores autorizados.

Mike Moore, Associate Director Programmatic Partnerships de GroupM, explica que añadir a los vendedores autorizados es todavía un trabajo manual, por lo que hay muchos errores tipográficos.

En el artículo se afirma que el equipo de Moore hace poco encontró al menos 45 variables de cómo los publishers escriben AppNexus o Google AdX en sus archivos ads.txt. “Los DSPs pueden no ser capaces de leer esos errores, por lo que pueden perder vendedores legitimados”.

Por otro lado, no se pueden identificar las impresiones fraudulentas, ni tampoco si el inventario –display o vídeo– se corresponde con el formato que ese publisher realmente vende.

No obstante, es lógico que presente limitaciones ya que el problema del Ad Fraud es muy complejo y tiene muchas variantes. Pero sin duda se trata de una buena solución para combatir la suplantación de dominios.

Otras medidas para combatir el Ad Fraud

Desde ADman Media siempre recordamos que una de las medidas más fiables para reducir al máximo las posibilidades de Ad Fraud es apostar por la programática directa.

Las subastas privadas con un número cerrado de anunciantes y publishers, los acuerdos directos automatizados y los preferred deals –acuerdos sobre el precio entre publisher y anunciante pero sin garantizar la compra–, permiten que las campañas se distribuyan en entornos seguros y controlados.

Otra de las recomendaciones es que se escojan siempre partners de confianza. Según Marketing Land el porcentaje de ad fraud puede ser del 25 al 50% con ad exchanges de mala reputación, frente al menos del 10% que ofrecen los más fiables.

En definitiva, los ads.txt son una buena solución para combatir la suplantación de dominios y aunque todavía falten nuevas soluciones por implementar, se acabarán encontrando ya que la publicidad programática será, sin ninguna duda, la única publicidad que conoceremos en el futuro próximo.